MARGA LÓPEZ DÍAZ

Nacida en el Oriente de Antioquia. Estudiante del Colegio El Carmelo de Medellín,  al amparo de Santa Teresa y de San Juan de la Cruz.

Grado Summa Cum Laude, por su consagración a la literatura, otorgado por el Oxford  Centre, de Bogotá, en  1998.

Estudiante de Historia del Arte, Historia de la Música y Astronomía.

Especializada en talleres de poesía y recitales de puesta en escena lírica, en ciudades de Colombia.

Villa de Leyva, realización de talleres de creación poética y recitales en la Fiesta de la Poesía en Villa de Leyva, años 2015 a 2018

Talleres, recitales y representaciones internacionales

  • Managua, Nicaragua.   1977
  • Lima, Perú.  Feria Internacional del Libro.   2005
  • París, Francia.  5 recitales y 7 talleres de literatura. 2013. Recital especial, Casa de América Latina y Consulado de Colombia en París.
  • Berlín, Alemania. 2 recitales y 4 talleres de literatura. 2013.
  • Chile: Encuentro Ruta Gabriela Mistral. La Serena y Coquimbo, 2017
  • El Salvador: talleres y recitales. Encuentro internacional de poetas. 2018.

Periodismo radial: Programas en emisoras universitarias culturales, desde 1967

Menciones de honor, distinciones y reconocimientos

  •  Mención de honor, Concurso de la revista de poesía Xicoalt.  Salzburgo, Austria, 1994
  • Mención de honor, Concurso de la  revista Aldea Póética, de la poeta Gloria Fuertes, Madrid, 1996
  • Distinción como Almadre, en el Encuentro de Poetas, de Roldanillo, 2000
  • Reconocimiento como Personaje del Oriente Antioqueño,  Feria del Libro Ambiental, Cornare,  Rionegro, 2001
  • Reconocimiento, Encuentro de Mujeres Poetas, Medellín, 2009
  • Reconocimiento, Encuentro de Mujeres en el País de las Nubes, Armenia, 2004
  • Homenaje, Escuela de Estudios Literarios, Universidad del Valle, Cali, 2014

Publicaciones

  •  Murumsamas. Ediciones Embalaje, Museo Rayo, 2000.
  • Murumsama. Ediciones Apidama. Bogotá, 2005.
  • Morada de Sibilas. Ediiones Apidama, 2009.
  • La nave de Nausicaa. Ediciones Universidad del Valle, 2014
  • Poemas de la Biblia. Ediciones Universidad del Valle, 2014

* * *

POEMAS

 

MI DÁLMATA

               «Rita era el pianito que ladraba».
                Abel Anselmo Ríos, poeta, La Ceja del Tambo.

Que se le muera a uno, un animal querido.
Más allá de lo humano, ese enigma sereno,
esa querencia grande, ese vivir de pleno,
juntas la misma casa, el camino escondido.

Y ella decir, sin verbos, el lenguaje debido,
dos mamíferas hembras, dos dálmatas del bueno
andurriar por las lomas. Todo pesar ajeno.
Siempre unidas con lazo de tiempo bendecido.

Dos manchadas de negro, dos a los pies echadas,
dos lunarejas… ah, este dolor prendido,
su corazón vidriado, las últimas miradas,
ese buscar la tierra, ese raspar dolido,
ese saber de ella, el final, las frazadas
y este andar a la sombra… de un animal querido.


 

LA ROSA DE BACH

Entonces Magdalena llevó a sus ojos una
rosa de rojo cielo, una flor elevada,
preludio de la muerte, cirio de llama bruna,
rosa de Acción de Gracias, abierta, silenciada.

Y Bach estaba ciego, tal vez el aire, alguna
salida hacia la noche, la tarea empeñada
de copiar pentagramas a la luz de la luna.
Odisea de Homero, ceguedad temperada.

Y la rosa alumbró, solo por un momento,
alcanzó a abrir los ojos y la miró encendida,
comparó los colores del otro firmamento
que le esperaba en breve. Todos con voz sentida,
«Señor ante tu Trono, ante Vos me presento»,
le cantaron solemnes. Y Bach entró en la Vida.



ASUNCIÓN DE LA ROSA

 

              A nuestra Rosa Emilia, como si fuera ayer

 

Decir ocho de enero, como decir un día 
de luto sobre el árbol, de noche sobre el techo,
de orfandad en el muro, silencio en la bujía,
cal que cae en la sombra, blanco sumido al lecho.

Decir ocho de enero, como decir moría
una niña asombrada de su frío en el pecho.
Casi oír a la oveja balar su epifanía
y confiar en el aire de abuelas al acecho.

Celebrar las infancias, su voz en la dulzura,
posar en su regazo como fiel asidero,
su paso por la casa, labor en la costura
de toda nuestra vida tejida con su esmero.

Decir Emilia madre y saber la andadura
de una rosa en su viaje por los cielos de enero.

(8 de enero, 2019.  A los 20 años de su ausencia)